La Tormenta que barre la Península, Febrero 2015

La Tormenta que barre la Península, Febrero 2015

David Munilla, fotógrafo reconocido. Cómplice y colaborador de Guantes Extrem-Isard

En estas fechas suelo aprovechar para estar en otros países más fríos y fotografiar rincones asombrosos para los que vivimos en un paralelo más cálido. Sin embargo el paso de un frente frío recorriendo la península durante esta semana me ha retenido en casa. ¿¡en casa! ? Es un modo de hablar. La agenda se me llenó tan rápidamente de lugares para fotografiar que tuve que conformarme con la decisión más salomónica posible: Este año me quedaría para captar paisajes que no están ligados a la nieve, que su rareza por verlos nevados sorprendiera. De modo que opté por recorrer algunas zonas de media montaña andaluzas.

Coche, equipaje ligero y adelante.

Cuando salgo a hacer fotos a la montaña no tengo que pensar qué equipo llevar y lo único que me puede generar dudas es si llevar un tipo de trípode o llevar más flashes de la cuenta, pero en realidad mi lista mental funciona rápida y efectiva. Lo mismo me ocurre con la ropa. La novedad para mí eran los diferentes tipos de guantes ISARD que estaba probando. Hacía algo más de un mes, en mi viaje a Marruecos, que probaba un modelo ligero que a pesar de las bajas temperaturas que tuvimos en las diferentes paredes que escalamos, se me hicieron preferidos. Lo bueno de un guante para mí es que caliente, que se me acople y que me deje mucho margen de maniobra para la cámara, y el Activity cumplía todo eso. Ahora me quedaba probar en condiciones más duras un modelo nuevo con Windstopper: el Sendero. Ni que decir tiene que la climatología ha sido adversa y soplaba un viento de norte de esos que hacen bajar los grados en picado. El problema de un fotógrafo de naturaleza y montaña es que pasa tiempo parado y en esos minutos en los que en otra actividad cualquiera habría movimiento y el cuerpo generaría calor, se pasa a un estado de frío progresivo. El termómetro del coche marcaba dos bajo cero pero el viento era fuerte. Me puse todo antes de salir. Lo último: los guantes. Los veía regordetes, pero cuando introduje la mano pensé esa frase tan socorrida "cómo un guante" Cogí el trípode y arriba. Son las 7,15 y tengo el tiempo justo para llegar a un collado desde el que escrutaré el amanecer sobre un paisaje que no suele conocer la nieve. Mientras aguanto el tirón del viento y el frío pienso lo que suelo pensar en muchas ocasiones: la naturaleza es algo hermoso y sorprendente que nos mantiene a raya cuando quiere.

David Munilla, 

www.davidmunilla.com

(http://www.davidmunilla.com/2013/info.php?gid=PORTFOLIO)

Publicado en 28/02/2015 por Extrem Isard Home, Colaboradores 0 1401

Dejar un comentarioLeave a Reply

Comparar 0
Ant.
Sig.

No products

To be determined Shipping
0,00 € Total

Check out